Terremoto en México: un temblor de magnitud 7,5 causa al menos cinco muertos en plena pandemia

Ciudad de México.-  Un temblor de magnitud 7,5 ha sacudido México dejando un balance provisional de cinco víctimas mortales, varios heridos leves e importantes destrozos en las localidades cercanas al epicentro, ubicado 23 kilómetros al sur de la localidad de Crucecita, en el estado de Oaxaca. Poco antes de las 10.30 de la mañana, y durante 56 interminables segundos, el movimiento telúrico ha obligado a la población mexicana a abandonar temporalmente el confinamiento para echarse a las calles en busca de zonas seguras. Las autoridades han pedido la máxima precaución ante la posibilidad de que se registren réplicas y han emitido también una alerta de tsunami para la costa suroccidental de México, Guatemala, El Salvador y Honduras.

Los muertos son una mujer de 22 años por un derrumbe en Santa María Huatulco; un hombre de 70 años por la caída de un techo en San Juan Ozolotepec, otro de San Agustín Amatengo por la caída de una barda, un trabajador de Petróleos Mexicanos (Pemex) que cayó desde una estructura y una persona más de la que no se dieron mayores referencias.

Elementos de Protección Civil han sobrevolado con helicópteros y drones durante horas las principales áreas afectadas para hacer un recuento de daños. El temblor se ha sentido con especial intensidad en seis estados del sur y el centro del país (Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Tabasco, Estados de México y la Ciudad de México), afectando a un total de 22 millones de personas. En la capital, la alerta sísmica ha sonado por los altavoces instalados en las principales avenidas un minuto antes del impacto permitiendo así a la población evacuar a tiempo los edificios. La eficacia del sistema de alarmas ha evitado males mayores y, según confirman las autoridades locales, los daños en la capital se limitan solo a 36 edificios con desperfectos en sus fachadas (cuatro de ellos propiedad del Gobierno local). Además se han tenido que desalojar tres hospitales por fugas de gas y por la aparición de grietas que afectan a su estructura.

Las autoridades han pedido a las poblaciones costeras de Oaxaca que se alejen lo más posible de las playas ante de la posibilidad que se registren oleadas de hasta un metro de altura. El Sistema Estadounidense de Alerta de Tsunamis también ha extendido estas recomendaciones a cualquier punto que se encuentre a menos de 1.000 km del epicentro, lo que en la práctica afecta a todo el Triángulo Norte de Centroamérica. La Marina mexicana confirmó que ya se habían registrado variaciones de la marea en la costa del Pacífico de hasta 113 centímetros y los investigadores del Servicio Sismológico de la Universidad Nacional Autónoma de México han advertido que: «El tsunami está ocurriendo, comenzó 30 minutos después de la ocurrencia del seísmo. Esto es un proceso largo que puede seguir, puede ser de hasta un día».

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha compartido varios vídeos en redes sociales para pedir a la población que se mantenga en alerta ante la posibilidad de que se registren réplicas en las próximas horas: «Hasta ahora no nos han reportado daños. Todo el mundo fuera para estar a salvo ante cualquier réplica. Vamos a estar informando, ahora hay que mantener la calma». México es un país muy acostumbrado a lidiar con este tipo de desastres naturales, aunque nunca antes había tenido que enfrentarse a ello al mismo tiempo que combate una pandemia.

Según el Servicio Sismológico Nacional «se han registrado 653 réplicas» y «la más grande fue de magnitud 4,6».

En cuanto a la alerta de tsunami, la Secretaría de Marina advirtió de olas de más de un metro de altura en la costa del Pacífico, si bien no se esperan riesgos mayores.

Share Button